El cinturón ruso o también llamado tirante musculador o muscular, es un instrumento para el fortalecimiento muscular creado por el deportista y posteriormente entrenador de atletismo Hans Ruf Giménez en la década de los ochenta del siglo pasado en su intento por facilitar la autonomía en el trabajo de fuerza de las extremidades inferiores de sus deportistas y con base en las estrategias técnicas y movimientos de activación excéntrica aprendidos de un entrenador de origen soviético años antes, de ahí su nombre de cinturón ruso.

 

El tirante musculador es una herramienta válida tanto en el contexto de la rehabilitación como en el del rendimiento deportivo ya que permite solicitar a los músculos implicados en cualquiera de sus tres variables posibles de activación, la isométrica, la concéntrica y la excéntrica. Es precisamente esta última la que da pie al nacimiento del tirante musculador ya que son muchos los estudios que realzan los beneficios y adaptaciones musculares y tendinosas a nivel estructural y neural por activación excéntrica de cara a la confección de programas preventivos de lesiones y de rendimiento.

 

Los músculos y tendones que se pueden beneficiar del tirante musculador son los que pertenecen al grupo muscular del cuádriceps, los incluidos en el grupo muscular de los isquiosurales (popularmente isquiotibiales), el glúteo mayor, el grupo muscular de los extensores del tronco, y en casos de buena capacidad física el de los flexores de la cadera y del tronco, convirtiéndose así en una opción avanzada para trabajar los músculos del CORE.

 

En BeMOV Fisioterapia en León destacamos del cinturón ruso la posibilidad de mejorar en dichos músculos y tendones las capacidades para absorber cargas crecientes mientras aumentan su comportamiento elástico, por tanto podemos afirmar que se trata de un método muy eficaz que no requiere de grandes cargas externas para conseguir una adecuada activación muscular, que permite mejorar la condición física no sólo de los deportistas sino de las personas en general, que ayuda a prevenir las lesiones musculares y tendinosas por su efecto protector y que implementa la recuperación de lesiones dotando de calidad al elemento contráctil del músculo.