El Ejercicio Terapéutico se define como un tipo de actividad física que está planificada y estructurada, que es repetitiva, es decir, que se hace de forma regular, y que tiene por objeto el mantenimiento o la mejora de uno o más componentes de la salud y de la calidad de vida del paciente.

 

Anemaet y colaboradores se refieren al Ejercicio Terapéutico como la realización o ejecución sistemática de movimientos, posturas o actividades físicas planificadas destinadas a permitir al paciente o cliente remediar o prevenir impedimentos; mejorar la función; reducir el riesgo relacionado con la salud; optimizar la salud en general; y mejorar el estado físico, la actividad física y el bienestar físico y psicosocial.

 

Incluye acondicionamiento aeróbico, de resistencia y reacondicionamiento; agilidad y equilibrio; mecánica corporal; ejercicios de respiración; ejercicios de coordinación; actividades de desarrollo; marcha y locomoción; alargamiento / flexibilidad muscular; actividades de desarrollo neuromotor; educación o reeducación neuromuscular; estabilización y entrenamiento postural; ejercicios de rango de movimiento y estiramiento de tejidos blandos; ejercicios de relajación; y ejercicios de rendimiento muscular para mejorar la fuerza, la potencia, la resistencia y la hipertrofia.

 

Por tanto, mediante el Ejercicio Terapéutico se pretende desarrollar las capacidades físicas básicas de fuerza, velocidad, flexibilidad, resistencia, coordinación y equilibrio con el fin de reducir muchas patologías y enfermedades, algunas de ellas potencialmente letales, al combatir las tendencias sedentarias y el estilo de vida inactivo crecientes que proliferan en nuestra sociedad actual, así como potenciar muchos de los efectos beneficiosos a nivel sistémico y celular para mejorar la función.

 

Cualquier persona es subsidiaria de, adaptando la práctica a su nivel de capacidad, poder pertenecer a un programa de Ejercicio Terapéutico, de este modo, es aconsejable tanto en personas con una baja condición física como en deportistas profesionales, de hecho, en este campo se recomienda tratar al deportista de élite como a una persona frágil y a la persona frágil como a un deportista de élite.

 

Por tanto, ¿quiénes se beneficia de la práctica del Ejercicio Terapéutico?

 

Personas con:

 

  • Afecciones neuromusculoesqueléticas
  • Patología neurológica
  • Patología nefrológica
  • Patología cardiorrespiratoria
  • Patología metabólica (diabetes, hipertensión, dislipemia)
  • Patología oncológica
  • Patología geriátrica (fragilidad, sarcopenia,…)
  • Hábitos sedentarios
  • Disbalances en el control motor

 

En BeMOV Fisioterapia en León integramos el Ejercicio Terapéutico dentro nuestro desempeño clínico diario como herramienta fundamental y necesaria para resolver cualquier tipo de dolencia o patología de carácter neuromusculoesquelético. Su recomendación práctica ajustada a la individualidad de cada persona contempla por otro lado la posibilidad de elaborar programas grupales siempre que se respete la homogeneidad de las necesidades de sus integrantes.

 

El valor añadido del Ejercicio Terapéutico que observamos en BeMOV Fisioterapia en León tiene que ver con que su práctica concede a la persona una mejoría clínica en materia de modulación del dolor, de funcionalidad, de fuerza y de resistencia para afrontar su vida cotidiana y deportiva de forma gratificante, generando una alta adherencia al tratamiento debido a que se es consciente de que si existe implicación activa se alcanzan los nombrados beneficios y su traducción en menores limitaciones y deficiencias en la actividad y mayor participación e interacción social.