La Neuromodulación Funcional (NMF) es un técnica de fisioterapia de aplicación transcutánea y/o percutánea mínimamente invasiva, cuyo objetivo terapéutico principal es obtener un cambio rápido en el comportamiento del sistema nervioso, tanto periférico como central a través de una corriente moduladora tipo TENS, es decir, con una corriente de baja intensidad aplicada a nivel local y segmentario.

 

Técnica indolora, la Neuromodulación Funcional, cuando es percutánea, consiste en la inserción de agujas de acupuntura o de punción seca de manera ecoguiada en regiones del cuerpo con un alto valor neural, puntos neurorreactivos, por ejemplo, trayectos de nervios periféricos y salida de raíces nerviosas, en recorridos de cadenas músculo-fasciales y en zonas estratégicas del sistema vascular.

 

Entre los objetivos de la técnica de Neuromodulación Funcional se encuentran, regular la funcionalidad del sistema nervioso somático, del sistema nervioso autónomo, del sistema inmune y del sistema endocrino para atajar los problemas relacionados con el dolor y el movimiento derivados de la concurrencia de disfunciones por maladaptaciones neuro-mecánico-metabólicas-celulares, y mejorar la capacidad de adaptación del cuerpo al entorno.

 

En BeMOV Fisioterapia en León utilizamos la Neuromodulación Funcional como un método de evaluación diagnóstico de fisioterapia, además de como una técnica de tratamiento de las alteraciones neuromusculares, la patología cápsulo-ligamentosa, las restricciones de movimiento de origen articular y las disfunciones fasciales.

 

La Neuromodulación Funcional está indicada en cualquier proceso de rehabilitación, con independencia de su estadio agudo o crónico, y de re-acondicionamiento del sistema neuromusculoesquelético, propio del rendimiento deportivo, debido a que sus efectos fisiológicos van encaminados a:

 

– Mejorar el comportamiento vasomotor (aumenta la perfusión sanguínea)

– Contrarrestar la inhibición neuromotora (aumenta la fuerza y mejora la capacidad de movimiento)

– Optimizar la integración espinal sensorio-motora-simpática (aumenta la función

articular, muscular, vascular, visceral, sensorial)

– Mejorar el trofismo tisular (aumenta la calidad de los tejidos, el metabolismo

celular, la cicatrización y reduce la formación las adherencias)

– Neuromodular la experiencia del dolor (activa vías de analgesia endógenas disminuyendo el dolor)

– Mejorar la funcionalidad nerviosa (optimización la conectividad bidireccional, es decir, aferente y eferentemente)

 

El desarrollo de la técnica de Neuromodulación Funcional nos exige en BeMOV Fisioterapia en León un minucioso estudio y conocimiento de la neurociencia y la neuroanatomía con el fin de entender y aplicar este modelo de tratamiento piramidal en el que el sistema metabólico, el sistema nervioso, la biomecánica y el nivel psico-comportamental de la persona, serán determinantes en el devenir de su respuesta evolutiva frente al tratamiento.

 

La Neuromodulación Funcional normaliza y prepara el tejido de manera que se puede combinar con otras técnicas manuales pasivas como las movilizaciones artro y osteocinemáticas, la neurodinamia, la reeducación postural global, etc, pero lo que más beneficio aporta a este estímulo de reconexión del sistema neuromusculoesquelético es el ejercicio y el movimiento terapéutico activo, piedra angular de nuestra filosofía en BeMOV Fisioterapia en León.